Santiago Martín Arnedo

Pronto descansarás…

Posted on Actualizado enn

El 6 de septiembre de 1780, Goethe subió a la montaña Kickelhahn, y sobre la pared de madera de una cabaña de cazador escribió unos versos. Tiempo después esta cabaña ardió y no se conserva la grafía original, pero el autor sí introdujo el poema en su opus con el título “Das Gleiche”.

Los versos dicen:

Atardecer en las montañas

Über allen Gipfeln

Ist Ruh

In allen Wipfeln

Spürest Du

Kaum einen Hauch;

Die Vögelein schweigen im Walde.

Warte nur! Balde

Ruhest Du auch.

Vienen a decir algo así: sobre las cumbres hay paz, en las copas de los árboles apenas puedes percibir un aliento, los pajarillos han enmudecido en el bosque. Espera, pronto descansarás tú también.

Son ocho versos de máxima simplicidad y potencia poética. No se trata de un descubrimiento sorprendente, ni de un elaborado pensamiento o razonamiento. Este poema pone al descubierto algo que sentimos como esencial, y nos emociona en su sencillez y en su contundencia.

¿De qué reposo habla Goethe? En la Naturaleza todo está tranquilo, pero el hombre es el ser que tiene que llegar a esa tranquilidad, ganársela. El reposo está al final del camino. Y parece que este estado sea una misma imposición de la Naturaleza, que lo reintegra en el Todo de donde proviene y así vuelve a su seno.

Goethe expone una gradación de tranquilidad casi a la manera aristotélica. El cosmos de suyo es por definición la tranquilidad, la seguridad del camino marcado. Los pajarillos están en un estadio intermedio. Estas criaturillas alcanzan el reposo acá y allá sin pro-ponérselo. El corazón del hombre es el más díscolo del conjunto, siempre ansiando, herido de deseos caprichosos y lleva sobre sus hombros la carga, la tarea de llegar a la paz.

¿Qué entiende Goethe por Ruhe? ¿Acaso la muerte? ¿O quizá es el atardecer de una vida, la madurez desde la que se mira el sinsentido de tanta lucha por cosas no esenciales, el jugar papeles que no llevan a la autenticidad? Se trata del ánimo del atardecer que vuelve la vista hacia el conjunto…

Qué misterioso es este reposo, y por eso da tanto que pensar…

Anuncios