Juan Alfonso García, organista y compositor

Posted on Actualizado enn

Profunda tristeza porque se va un hombre bueno, en el buen sentido de la palabra. Su sensibilidad llegaba allí hasta donde los demás solo vislumbrábamos la lejanía. Ajeno a las envidias y a las vanidades de protagonizar una portada.Su misteriosa comprensión de los sonidos se recluía entre los tubos del órgano de la catedral. Se deslizaba con pudor entre la admiración que despertaba entre los coros. Es el último eslabón de una escuela que no ha llegado a ser justipreciada todavía en la amplitud de sus límites. Aparte de recordar su pureza, su sencillez, su genialidad, su misticismo, daré gracias por haber conocido a alguien bueno, en el buen sentido de la palabra.AUC28984

Anuncios

El proceso.

Posted on Actualizado enn

“Alguien debía haber calumniado a Josef K., pues sin que éste hubiera hecho algo malo, una mañana fue arrestado”. Kafka es el maestro de las primeras frases. En esta oración se condesa Franz_Kafka_Process_Gerichtsbodentoda la historia. Parece una astucia para captar la atención del lector, quien consciente de la inocencia del protagonista, lo acompañará en su calvario, como el intrépido Cary Grant sufrió el suyo en la película de Hitchcock “Con la muerte en los talones” (1959), perseguido por unos malhechores que lo toman por otra persona. Pero esta frase nos indica más, a saber: que cada enunciado, y aún cada palabra, en Kafka están preñados de múltiples significados -¿herencia de la cabalística?-. Nunca se agota lo escrito en la literalidad. El Talmud ha de ser recitado una y mil veces, y todavía quedarán sin desentrañar los secretos que esconden las palabras. Así en las misteriosas palabras de Kafka. Las referencias y las resonancias son innúmeras, tejiendo alrededor del lector un universo cerrado que lo atrapa con ecos misteriosos. La frase además presenta un binomio irreductible: inocencia /maldad. K. no ha hecho nada malo. ¿Qué es este “malo”? ¿Existe primordialmente este “etwas Böses”, en el que el hombre puede caer? Parece casi un comienzo con reminiscencias bíblicas del Génesis. El hombre ha cometido un pecado original y debe purgar por ello. En los catecismos se utilizaba la metáfora de Adán y Eva. Nuestros primeros padres cometieron el pecado original y nosotros, sus descendientes, estamos ya siempre expulsados del Paraíso. Cristo vendría a redimirnos de ese pecado. El hecho señalado por Kafka alude tanto a una anécdota posible –alguien acusado por error- como a la condición humana teológica, definida por la mancha del pecado, al que no puede sustraerse. Esta línea judaica de interpretación mantiene Schirrmacher[1]. En un movimiento circular, relaciona el “mal” de la primera línea con la “vergüenza” de la última del libro. Vergüenza es lo que sintieron Adán y Eva tras el pecado original. Se vieron por primera vez desnudos. La Biblia no sería en el fondo sino la historia de un gigantesco proceso contra la humanidad. Demasiado peso para un vulgar trabajador de banco cuyo nombre consiste tan solo en la inicial K. La sugerente interpretación de Schirrmacher en clave religiosa es muy atractiva. Si al principio fue el verbo, si el efecto hipnótico de la oración, que consiste en la repetición sin fin de unas palabras escogidas, se identifica con el de la religión, de modo que la religión ha sido en el fondo literatura, se pregunta Schirrmacher: ¿habrá querido Kafka seguir el proceso contrario? ¿habrá querido convertir la literatura en religión?

No solo para su personaje supone la vida una responsabilidad desaforada, también para el escritor, que no puede evitar escuchar en su cabeza las múltiples resonancias de cada palabra, de cada frase. Tal condensación solo podía dar lugar a una obra fragmentaria, aforística, incompleta, agotada en el primer arranque por el excedente de riqueza semántica.

[1] Schirrmacher, F. (2008, 3 de julio). Neunzehn Worte Kafka. FAZ.

La frontera

Posted on

“No ha nacido el hombre para resolver los problemas de este mundo, más bien para encontrarlos allí donde están, y situarse de este modo en la frontera de lo concebible”.

Goethe.

Silencio misterioso.

Posted on Actualizado enn

“Lo mágico explica en última instancia lo real, pues lo real no puede explicarse a sí mismo, la razón ha de ser exterior, en otro caso, esta explicación formaría parte del mundo que a su vez necesitaría explicación. Para no caer en un regreso al infinito, lo que haya más allá del mundo o de lo real, aunque se muestra -se presiente-, es inefable, y nada puede decirse sobre ello”.

Universo032

Atardeceres de verano

Posted on Actualizado enn

A Kant lo leí ciertas noches de estío. Sobre sábanas de sarga blanca, bocabajo; las pantorrillas elevadas en aspa y los rumores de los vecinos a las ventanas. Mi piel ardiente, de soleadas tardes de playa. El jazmín intenso y los grillos ruidosos enmarcaban el pétreo texto kantiano. La pureza de la idea frente a la tibia sensualidad pagana.

– ¡ salte a jugar!- mis amigos en la calle vociferaban.

¡No! – que no me queda tiempo para llegar a ninguna parte- yo pensaba.

Era una edición argentina, de hojas amarillentas, rancias y nobles. Qué temblor de emoción “las razones naturales no pueden producir el deber”. Cierto es que Nietzsche y Schopenhauer merodeaban cerca. Pero yo había nacido kantiano.salobrena-wgl2dsc_3128-1_2_3

Yo estuve en la lista de Schindler. El poder de la música.

Posted on

Qué costoso es subtitular, sobre todo sin experiencia y sin programas profesionales, pero el documental valía la pena. 

Aquí os dejo el enlace

Otra vez Semana Santa

Posted on

Este tiempo no lo puedo imaginar sin la música de Bach. Sin muchas pretensiones, nuestro corillo interpretaba en estas fechas música de su Pasión. Natalia Ibáñez reclutaba a algunos de sus jóvenes estudiantes,Encarni Rodríguez Torres a sus niños del Ave María, el Coro 1685 se esforzaba en aquellos tiempos de cuaresma. Allí arriba todos, en el coro, como marcaba la tradición. Qué tiempos.
https://www.youtube.com/watch?v=qC3eUbxQq3c&feature=youtu.beImagen