La mirada infantil.

Posted on

CRÍA CUERVOS.cria-ana

La adulta Ana recuerda a la niña que fue en 1975. En esa época su familia se desintegra. El padre, Anselmo, es infiel a su madre, lo que provoca agrias disputas entre los padres. Cuando su madre muere de cáncer entre grandes dolores, Ana culpabiliza a su padre. Pensando que un polvo blanco –bicarbonato- que vio utilizar a su madre, es veneno, se lo echa a su padre en un vaso. Casualmente éste muere esa noche. Ana piensa desde entonces que ella es la responsable de la muerte de su padre y que ha adquirido poder sobre la vida y la muerte. Como huérfanas, ella y sus dos hermanas, se van a vivir con su estricta tía Paulina. Sólo cuenta con el cariño cómplice de la criada, Rosa. Ana se encierra cada vez más en sí misma, sin excluir de sus juegos la vivencia de la muerte –es capaz de saltar volando desde un tejado- o la capacidad de hacer revivir a su madre. Tras una airada disputa con tía Paulina, a quien no acepta como sustituta de su madre, le pone el polvo blanco en un vaso de leche. Ana la acaricia mientras Paulina duerme, sintiéndose más cerca de ella y creyéndola muerta. Al verla viva a la mañana siguiente, toda la magia desaparece y empieza el colegio, una nueva vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s